viernes, 30 de diciembre de 2016

2016: the year of realizing stuff.

FUE COMO EL REVERENDO PICO. 

Ya, ahora sí. 

Soy pésima con las resoluciones, y como este fue un año tan malo, para muchos, se me hace aún más difícil escribir esto sin vomitar garabatos y maldiciones. 

Si bien, soy una persona naturalmente pesimista, me centro en lo malo y sufro y blablabla, haré un esfuerzo y plasmaré lo bueno que tuve este año.

Partí el año esperando pasarla mejor en la Universidad y sacarme mejores notas, pero a finales del primer semestre de este año estaba igual que el anterior, sin ganas, cero motivación, y para añadir más mierda al asunto, no me sentía para nada cómoda en el ambiente en que me estaba desenvolviendo. Pero, pude sobrevivir gracias a que mi amistad con una compañera del mismo grupo se afianzó y juntas sobrellevamos la adversidad de ser unas weonas locas.

Resolución 1: La amistad se trata de calidad y no cantidad.
Quiero hacer una mención especial a esa amiga, Fabi, erís bacán y este año habría sido asqueroso nivel caca diarreica, si no hubieras estado en el, es increíble encontrar a una persona con las mismas deficiencias mentales que tú y la misma pasión por mcdonals y el dunkin donuts.
Siempre he tenido problemas estando sola porque eso es igual a pensar y puta que lo odio, literalmente, pienso puras weas. Así que trato de distraerme viendo muchas películas y esas cosas, pero la carrera contra nosotros mismos en plan huida rara vez la ganamos. Y una noche, después de cortarme el pelo radicalmente (RIP look evangelion) pensé: la Cata de 17 años estaría seriamente desilucionada de mí si me viera, porque no estoy haciendo nada de lo que dije que haría. Estoy haciendo lo que me dijeron que tenía que hacer y por eso soy infeliz, en parte, y en unos años más voy a ser una vieja asquerosa resentida y triste, que vivirá siempre con la duda

Así que el otro día le dije a mi mamá que me iba a cambiar de Universidad y si no funcionaba este año, el otro y pico, pero haría lo que yo de verdad quería porque simplemente es lo que YO deseo y no tiene que gustarle a los demás sino a mí.

Resolución 2: Uno es responsable de su futuro y la gente puede opinar, pero nada más. 

Partiendo de la mega introspección que hice aquella noche, pedí hora y me tatué. No fue doloroso (aunque quizás es porque soy una emoculiá), eso sí, pajita porque duró 2 horas y me quería puro matar de ansias, el cuidado los primeros días es fundamental, pero después todo es belleza y me haré miles onda ZuUicIdE giiIrL.

Resolución 3: Si te querís tatuar, hazlo. 

Resolución 4: (que no necesita razón ni explicación) Estar con la familia son momentos invaluables que hay que aprovechar y atesorar, aunque a veces te den ganas de huir y establecerte en otro país, las mamis y hermanos son forever.

Ojala todas pasen un buen año nuevo a su manera, que tomen o vean fuegos artificiales o no lo celebren, en verdad el tiempo es relativo (?) y da igual, uno no se levanta el uno de enero siendo diferente ni nada, lo que sí puede cambiar es la mentalidad y eso es super importante, lo que es yo, por primera vez en mi vida lo celebraré, así que veré que onda.
© TULIPERY. Design by FCD.